23. En el techo

No merecía la pena un insulto,
ni tan sólo escalar paredes
para descubrir la lisura,
no, no era eso, era la esperanza
de temblores inquietos, de numerar planetas.
Conociendo tanto temor
se desentendía el destino,
en el techo corrían huérfanas las neuronas.

En el techo
Foto de Jason Corey (Life)
Anuncios

22. Consuelo

Reciente de sucesos inestables,
rumores, animales y futuro,
consciente de su tacto,
otras dudas reales
se acomodan en su lugar.
Constelaciones y temores,
pulgas acróbatas, saltos de altura,
misiones superadas,
voluntad de poder,
todos en fila esperando su turno.
Sinfonía elegante y despeinada
concertada a los ritmos de sutura,
el director de la escena abre su alma,
parches relativos la adornan.
El consuelo en el Dios
hábil y novedoso,
no se agota bajo ningún pretexto.

Consuelo
Foto de Maribel Ruiz  (Antiguas casas de maestros, La Floresta)

 

19. Amigos

Ellos somos un cuerpo digno,
como átomos en órbita cercana,
algo inestables,
algo turbulentos,
ruiseñores de un libro abierto
musicando la escasa noche.
Ellos amamos estrellas fugaces
y telarañas blancas de rocío,
por rumor,
desinteresadamente,
ruinas de un poder malgastado,
con un motor en la garganta
que escupe piedras y más piedras.

Amigos
Fotografía de Brindavoine2002 (Amistad)

 

 

18. Y empecé

Y empecé a contar las horas
que de él me separaban,
las campanadas eran demasiadas.
No me deshice en llanto,
el sueño era lejano,
demasiados obstáculos,
recuerdos olvidados,
ansiedades,
vocaciones sonrientes.
Y empecé a sufrir el peso
de la lentitud esforzada,
cargada a cuestas en la frente
como un niño de pecho.

Y empecé
Foto de Xosé F. Estrada (Horas)

 

17. Nubes de rosa

Nubes de rosa,
las nubes elásticas,
aquí abajo no nos llueven,
sus colores y su presencia
limpiamente encendidos se pasean
y sin piedad se posan.
Las nubes aplastantes,
ahora impacientes y grises,
nos sentamos a comprender
la fuerza trabajosa que persiguen,
sus colores mudan de casa.

Nubes de rosa
Foto de José Carlos Castro (Rosa y Azul)

16. Palabras

Aluvión de palabras, muchas,
unas encima de las otras,
atreviéndose con sus lenguas
a rozar verdades divinas.
¿No molestan las moscas
el futuro del mundo, igual,
en curiosa manada?.
Alumbra en la lejanía un farol,
luz borrosa cargada de neblina
y apesadumbrada y quejosa.
Dulce es el viento que sopla de cara,
aluvión de promesas,
muchas, unas encima de las otras,
con su ingenuidad despertando
el duende que dedico
a la luz de las sombras.

14. El pájaro

El pájaro desmembrado y afónico,
rodea con sus alas
la masa hirviente de deseo,
es un lugar extraño, no hay nidos,
al acercarse huele a purgatorio
y tan solo se encuentra un pájaro
histérico, dormido,
cerrado en sí mismo y escaso.
El verso más allá de las palabras,
la muerte inútil tras un palo blanco,
frases y frases verdaderas
escritas a humo de tabaco,
la paz de la exactitud cenicienta
nubla una silueta con otra,
se salta la barrera de los renglones.