5. Un cuerpo la piel

Un cuerpo la piel blanca protege de la muerte,
ten fina, que se rompe
en trazo perlados de frío,
tan real, que no invade ni escapa el agua líquida.

Siente, ahora tú duermes,
reaccionas con una luna
derretida en los brazos,
inconscientemente dormida
al calor del deseo puro.

Una manta deshilachada
calienta tus latidos
sin pedir nada a cambio,
sin rogar de rodillas, sin palabras.

Sueña, descansa tu gran cuerpo de oso
en el vientre del sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s