19. Sin miedo

Sin miedo, pero cautelosamente
gira la rueda, el camino con ella,
éste es mi tiempo, la luna princesa,
se considera al ser humano,
el sol irrepetible,
éstos los pasos, la cálida tierra
y tan pocas manos abiertas,
el silencio piadoso.

Algunos olvidamos el billete
en el cajón de la mesilla
entre papeles escritos a mano,
otros deambulamos sin ser vistos
donde no había ni soldados
ni expertos en vigilancia nocturna,
sólo que al cruzar la barrera,
todos nos reuniremos al calor de las llamas
o al temblor de las olas
o al susurrar del viento,
todos hambrientos y esqueléticos
de algún que otro alimento.

1. Los años pasan

No se detiene el tiempo.
La vida se va construyendo
con un poco de barro,
un tanto de sabiduría,
unas cuantas arrugas.
La rueda de la vida gira
parsimoniosa sobre verdes valles,
recia sobre pendientes escarpadas;
al paso que aligera, desmorona,
arrulla al presuroso corazón
y anima el frío desaliento.
Enseguida su tozudez te engancha
con firmeza a sus radios luminosos,
con su secreto avanzas
asomado al arco iris,
si le pesas te pedirá alivio
con su voz quejumbrosa,
si le eres leve amará tu atención
hacia su eje encantado.
El camino se nos descubre
de deseo y de lágrimas,
de locuras y de nostalgias,
de astros inaccesibles
que nos observan en silencio.

Los años pasan
Autor Antonio Ruiz Marrondo