7. Vaso de vidrio

Si se rompe un vaso de vidrio
encima de tu mesa, elemental,
te escondes dentro del armario,
te pones el abrigo y el sombrero
para protegerte directamente
del ruido que te persigue detrás
y una vez has sudado bien
sales y te colocas las botas de agua
para no clavarte en los pies
los pedacitos de cristal traslúcido
que están de momento en el suelo
invitándote a caminar despacio
hasta enormes dunas doradas
surgidas del corazón del invierno.

11. Y vertimos lágrimas

Y vertimos saladas grietas lágrimas
entre nosotros dos y nuestra sombra,
con ellas sueña la diosa alegría
y en su desierto caen dolorosas,
como no conocer su rumbo
si nos surcan la cara,
el cuello, los recuerdos,
cómo no conocer el rumbo
de nuestro propio llanto,
de nuestro propio duelo!.

Y vertimos lágrimas
Autor Maribel Ruiz Marrondo (Cascada en el oasis de Chebika, Túnez)

 

7. Ya sabes

Ya sabes, esperando en la parada
con los pies anclados al suelo,
todos esperamos lo nuestro,
todos tenemos pies de barro
y bolsillos llenos de piedras
y regalos anónimos ocultos
bajo el forro de la chaqueta.
Nos sorprendían los aviones,
un escarabajo en la acera,
los trenes en su altura, el monasterio,
aquel vómito, aquel dolor,
una serpiente amarilla, el cielo…
Nuestros recuerdos son las escapadas
abiertas en cruz al futuro.

Ya sabes
Autor Maribel Ruiz Marrondo (Autobús de New York)