La silla

Curiosamente me levanté de la silla plenamente convencida de que tenía una importante misión que necesitaba hacerse realidad y la realidad fue que después de levantarme me picó un mosquito que tenía en la pierna y delicadamente la silla se burló de mí y no me quedó otro remedio que darle una patada.

La sillaLa silla
Fotografía de Carlos (Large on black)

 

Exposición de flores

¿Si alguien te da una patada en la rodilla, una mujer por ejemplo, grandota, con el pelo corto y gafas y tuviera algún punto de razón o la depresión posparto pero a pesar de todo te duele y al día siguiente un moratón le da color y cavilas que no era para tanto, que no eran necesarios tantos insultos ni la agresión en sí ya que anteriormente el marido (ya se sabe que el padre padece el síndrome dejado de lado ) de la susodicha mujer, por ejemplo, te había dado un golpe con la rueda delantera izquierda de su coche y teniendo en cuenta que en un momento de lucidez había habido un pacto de perdón, entonces, qué haces?
¿Eh?
¿Qué haces?
¿Buscar el origen del conflicto y desear que la próxima vez sea diferente?