16. Palabras

Aluvión de palabras, muchas,
unas encima de las otras,
atreviéndose con sus lenguas
a rozar verdades divinas.
¿No molestan las moscas
el futuro del mundo, igual,
en curiosa manada?.
Alumbra en la lejanía un farol,
luz borrosa cargada de neblina
y apesadumbrada y quejosa.
Dulce es el viento que sopla de cara,
aluvión de promesas,
muchas, unas encima de las otras,
con su ingenuidad despertando
el duende que dedico
a la luz de las sombras.

5. Ahora

Ahora que es cálido el viento,
ahora que empieza el bullicio
y la renovación se exalta,
me apoyo en tu hombro y me cobija.
Ahora que tienen sentido
todos los años de mi vida,
todo el amor de las palabras,
Dios, agradezco tu presencia
desde dondequiera que esté
y hacia dondequiera que vaya.