24. Impecabilidad

La rabia malhumorada, rabiosa,
lloroso el intento, fallido,
la incomprensión incomprendida,
airado el grito, acalorado,
indefenso, frío, calor,
dolores imprecisos, lentos,
de uno en uno el trueno y el rayo,
la vulgaridad miserable.
Esta noche de amor precario, todos,
entre dos sábanas envueltos,
multitud de ojos solitarios,
denunciamos nuestras carencias.

14. Sus ojos

En eso se abrían las flores,
sus ojos eran dos campos abiertos,
me aterciopelaban sedosos,
la gata ronronea,
sus ojos eran sendos fondos negros
de oscuridad acogedora,
los labios ensartados,
sus ojos eran como latigazos,
algodón caliente las hebras,
en eso me acariciaban maduros.

11. Y vertimos lágrimas

Y vertimos saladas grietas lágrimas
entre nosotros dos y nuestra sombra,
con ellas sueña la diosa alegría
y en su desierto caen dolorosas,
como no conocer su rumbo
si nos surcan la cara,
el cuello, los recuerdos,
cómo no conocer el rumbo
de nuestro propio llanto,
de nuestro propio duelo!.

Y vertimos lágrimas
Autor Maribel Ruiz Marrondo (Cascada en el oasis de Chebika, Túnez)

 

7. Ya sabes

Ya sabes, esperando en la parada
con los pies anclados al suelo,
todos esperamos lo nuestro,
todos tenemos pies de barro
y bolsillos llenos de piedras
y regalos anónimos ocultos
bajo el forro de la chaqueta.
Nos sorprendían los aviones,
un escarabajo en la acera,
los trenes en su altura, el monasterio,
aquel vómito, aquel dolor,
una serpiente amarilla, el cielo…
Nuestros recuerdos son las escapadas
abiertas en cruz al futuro.

Ya sabes
Autor Maribel Ruiz Marrondo (Autobús de New York)