16. Palabras

Aluvión de palabras, muchas,
unas encima de las otras,
atreviéndose con sus lenguas
a rozar verdades divinas.
¿No molestan las moscas
el futuro del mundo, igual,
en curiosa manada?.
Alumbra en la lejanía un farol,
luz borrosa cargada de neblina
y apesadumbrada y quejosa.
Dulce es el viento que sopla de cara,
aluvión de promesas,
muchas, unas encima de las otras,
con su ingenuidad despertando
el duende que dedico
a la luz de las sombras.

15. Pausa

Después de un largo etcétera, desnudos
y mayores en cercanía,
tú llamándome con voz propia,
dos espejos brillantes
que se devuelven sensateces,
nosotros, dedos lenguas en suspenso
como sudores exaltados
y humanos seres inmediatos
(el mundo en movimiento)
descansamos para la pausa.