22. Consuelo

Reciente de sucesos inestables,
rumores, animales y futuro,
consciente de su tacto,
otras dudas reales
se acomodan en su lugar.
Constelaciones y temores,
pulgas acróbatas, saltos de altura,
misiones superadas,
voluntad de poder,
todos en fila esperando su turno.
Sinfonía elegante y despeinada
concertada a los ritmos de sutura,
el director de la escena abre su alma,
parches relativos la adornan.
El consuelo en el Dios
hábil y novedoso,
no se agota bajo ningún pretexto.