15. Te quema

Te quema la garganta,
te la quema
y las benditas lágrimas son lenguas de cristal.
No huyas las doce campanadas,
aguarda el carruaje, el camino
y reza a Dios
silencioso en la altura.