23. Música

Notas del pentagrama, aún se alarga la noche
de frío amodorrada, las ruedas casi niegan
el camino habitado por pájaros hambrientos,
el aire se estira en silencio
hacia las copas de los árboles.
En un día gris convertida,
suena música por el hombre amado,
la piel sumisa olvida sus fronteras,
cadena de limpios abrazos,
un río dulce la vida sucede.

23. Música
Foto de Gisela Giardino  (Sing is Everywhere)
Anuncios

22. Consuelo

Reciente de sucesos inestables,
rumores, animales y futuro,
consciente de su tacto,
otras dudas reales
se acomodan en su lugar.
Constelaciones y temores,
pulgas acróbatas, saltos de altura,
misiones superadas,
voluntad de poder,
todos en fila esperando su turno.
Sinfonía elegante y despeinada
concertada a los ritmos de sutura,
el director de la escena abre su alma,
parches relativos la adornan.
El consuelo en el Dios
hábil y novedoso,
no se agota bajo ningún pretexto.

 

22. Monasterio

Trae la noche el velo negro,
velo negro de corazones
desprevenidos por el trueno,
ya cubre el rostro dolorido
de la estatua de sombra blanca:
es niebla su silueta frágil
sobre las piedras de azurita.

Se abre la vieja puerta,
óxidos y crujidos despiertan mi memoria.

No es que la noche fuera tormentosa,
ni que en el pórtico del monasterio
sentará su poder sobre las losas
el hombre vagabundo y su destino,
es que asomada a la ventana
con ojos empequeñecidos,
miraba hacia la luz ruidosa
de aquel letrero luminoso.

¡Cómo saber las horas
consumidas a la monotonía!
¡Cómo esconder los libros debajo de la cama
para que absorban la humedad!
¡Cómo repetir la oración
si no recordamos el pan!

Y ante tanta incerteza escalonada
¡cómo saber quien soy!

Monasterio
Monasterio de Sant Pere de Galligants, Girona (Fons fotogràfic Salvany, Biblioteca de Catalunya)

6. El tesoro

El tesoro está bien guardado bajo llave,
atado el cofre con cadenas,
en un lugar desierto y escabroso enterrado,
¿valdrá la pena tanto esfuerzo?,
porque su contenido ahora no recuerdo:
unas plumas, un borrador,
unas medallas, viento, una cacatúa, oro,
unas perlas, unos diamantes,
barro, espuma, no sé, pero algo había dentro.

10. Andar

Anduve mi tortura
como tú andarás la tuya,
no en vano leemos en los mismos libros.
Andaría sin peso, sin zapatos,
sin mapa, sin retorno,
mas he andado como una mula terca
y cada treinta metros
me cuadraba ignorando los caminos.
Aún mas habrá andado
el que llevo delante
sonriendo desdentado
al pedazo de suerte
que le ofrece el destino.
Por no querer ya no quería
ni andar un solo paso,
sin embargo ando tantas veces
girándome de espaldas al pasado,
que no veía las piedras
y los arroyos refrescaron
bien entrado el otoño.
De hecho, en el preciso momento
en que me detuve a rumiar
la próxima jornada,
sentí dolor de la ignorancia propia
de mi errante andadura.

26. Paz

Ven aquí, comeremos, beberemos,
esperaremos el conocimiento,
sobre nuestras espaldas caerán
las gotas de lluvia más tiernas
que nunca nos hayan mojado,
otras almas cercanas y nosotros
en silencio se reunirán
murmurando fuerte el vacío,
las olas blancas nos seducirán
y los gruesos besos de amor
en las lenguas se enredarán,
dominaremos nada,
nada nos detendrá,
mira que viento se origina
lujuria de los pensamientos
y después cuando hayas venido,
el mundo azul te será familiar
e incluso su silueta abrazarás
como parte de tus recuerdos.

Paz
Fotografía de Nick Fedele (Blueberry Leaf)

22. Sonoro sueño

Sonoro sueño un sueño,
la vaca cargada de especias,
la nube blanca y arrugada
entre el mundo y el mundo;
tras la ventana frontera cerrada,
casi siempre mojada, abierta o sucia,
de este lado el hogar,
del otro la ciudad.
Sonoro sueño la ciudad es sueño,
ropa para lavar,
una cama deshecha,
el alegre sofá,
cercanos seres cacharros cercanos.
La soledad está presente
en la conversación del que anda
y me consta que el Invisible,
siempre espera la posibilidad
sin que nadie le lleve,
de ser tan valeroso
como el fiel Solitario.

Sonoro sueño
Fotografía de Nico Chiquillo (Piso)

 

21. Te sueño

Van cayendo las hojas secas,
emergen setas de entre el musgo,
los enanos cubren la hiedra,
sobre la tierra húmeda, vida,
un poco te sueño dormida
un poco te sueño despierta.
Van pasando las estaciones
pero nunca llega la nuestra,
esa sedentaria viajera
junto a manos desconocidas,
a veces te sueño dormida
a veces te sueño despierta.

Te sueño
Eleder Jimenez Hermoso (Magia Natural)