16.Soñador

Se volvió la semana del revés,
más difícil, más gris el gris,
escalofríos recorren el cuerpo
de una mujer ya sin hombreras,
más movimiento el movimiento,
más recuerdo el recuerdo,
se cogen dos enanitos las manos
a recorrer el mundo,
tan inusual en sus costumbres,
todo lo ven, todo lo escuchan,
invisibles rodean la conciencia
y nos traen de vuelta
al hogar por nosotros habitado,
más ardor el ardor,
cimbrean las caderas,
se duerme el soñador.

Anuncios

15. Pausa

Después de un largo etcétera, desnudos
y mayores en cercanía,
tú llamándome con voz propia,
dos espejos brillantes
que se devuelven sensateces,
nosotros, dedos lenguas en suspenso
como sudores exaltados
y humanos seres inmediatos
(el mundo en movimiento)
descansamos para la pausa.

14. El diablo rojo

El diablo rojo con cuernos de mármol
se asoma cada mañana al espejo,
un temblor frío despiadado
al borde de la hipotermia,
las vías del ferrocarril,
la grisedad injusta, el sol oculto,
con pena caen a tierra los pájaros,
el dominio desde el dominio.
Un susto duerme contra la almohada
palabras dichas sin querer,
ese instinto que se apodera
en horas bajas del estado débil,
la muerte nadie sabe a quien adora,
a quién deja sumido en la incerteza,
nosotros, obligados a vivir.
(A Manuel Pérez Hervella)

13. La locura

La locura anda suelta
corriendo siempre poseída y posesa,
es una nube negra,
un sol resplandeciente,
el árbol florecido,
la luna vigilante;
sonrojada por cualquier cosa
enojosa y aterrizada,
ruedas descoloridas
la aprisionan sobre el asfalto,
consultora de páginas en blanco
y tan cruel con el alma a veces,
que después de su lluvia
sólo crece la incertidumbre.

12. Te diré

Te diré que el silencio
siempre se añora, igual que la ternura,
estamos desproveídos
y cuando las campanadas no escuche,
el aire me alimentará
con su fresco soplido.
Te diré que lo cotidiano es útil
y promiscuos los sueños,
es sincera la luna,
sin embargo la noche es un misterio.
Luce el alma a la luz del sol,
se embarga en experiencias
de calibre desconocido,
resuelve situaciones
con humillantes esperanzas
y te diré que la lucha es candente
(las mariposas bien lo saben)
y la vida un solemne pasatiempo.

Te diré
Autor Maribel Ruiz Marrondo (Ventana con cortina, Camporredondo, Lugo)

 

11. Dificultoso es el amor

Dificultoso es el amor,
se unen bajo sus piedras
destinos incompletos
y queman, soledad después de todo;
me aliviaban sus palabras,
tanto que siempre buscaba
un rato para escuchar,
silenciosos la vida nos devuelve
con una infinita carencia
de roces y ternura,
el camino más destemplado.
A casi nadie duele
una gota en un ojo
tan molesta como es,
las manos caritativas se sueñan.

9. En el mar navegan

En el mar navegan las olas
pero las dudas a solas caminan,
una escapada nos devuelve
al lugar de partida,
cielo azul, sublevada lluvia,
de oraciones se cubren los tejados,
de súplicas caritativas
a Quién todo lo sabe.
Si sobrepasamos las huellas
y despegamos hacia la incerteza,
las caracolas en el mar,
si navegan las olas,
a solas descubrimos las respuestas.