Nuevo destino

En eso me encontré cara a cara con mi destino, el implacable. Ahora vendrás por aquí, me vino a decir y qué podía hacer yo sino recuperarme de las viejas andanzas de los anteriores destinos. Así que le dije, vale, iré y mira por donde el implacable resultó estar de acuerdo conmigo en este punto esencial.
Por eso vamos a andar, para que nuestro corazón se recupere de los tediosos fastidios y después nos bebemos un gran vaso de agua, ¡tenemos tanta sed! y ahora sí, con el cuerpo hidratado, captamos lo más fundamental.

Anuncios