Ermita de piedra

La ermita era de piedra. En una ventana pequeña protegida por una reja el cristal dejaba pasar el aire. El vacío era sagrado excepto por la imagen de un hombre clavado en una cruz con los pies desnudos y vestido su cuerpo apenas con un lienzo de escayola blanca; su mirada de ojos entornados penetraba en la profundidad del suelo, donde dominaba el espacio cerrado por gruesas paredes de su reino. Rodeando el exterior, hermosos árboles verdes y hojas doradas caídas en la tierra, muertas, pero no crucificadas. Montaña abajo rodaban piedras grandes que se resistían a convertirse en arena.

Ermita de piedra
Fotografía de Albert Cortel (Ermita)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s