Tres

Carta de sal

Estoy esperando una carta llena de tristeza, seguro, porque en lugar de una carta será una lágrima y en el papel las lágrimas y las palabras se confunden.
De nuevo vamos a empezar, ¿hasta cuándo vamos a estar siempre empezando?.

En un rincón

Y emergía de raíz, huyendo a contracorriente. En un rincón esperaba el momento de saltar y darte un susto de muerte, pero eso, ya no se lleva.

El hombre espera 

Me faltas tú y me iré a dormir tranquila, reunificada. Con el tú que me falta voy a hacer un barquito de papel que llevaré al mar, para que navegue a sus anchas.

19. Adorable locura

Adorable locura las gaviotas,
los mirlos cantan melodiosamente,
la cruz cansada, flores,
un jarro de agua fresca, labios secos,
tierra estéril, un jarro de agua fresca.
El tú y el yo nos llevan: vamos hombre,
no me digas que seremos felices!.

Mi Dios me guía, mi Virgen me guarda,
mis pecados se enfrían
en montañas nevadas.

Adorable locura
Foto de Guadalupe Cervilla (Montañas de Asia desde un avión)

Noche de gatos

Aquella noche la gata parda estaba maullando debajo de un coche. Aquella era una noche de gatos: un ejército de gatas en celo maullaban solemnemente bajo la luna llena; por lo menos había una aunque el eco de la desierta calle estrella confundiera a un ejército de gatos que lo mismo trepaban a las verjas de los jardines que corrían por encima de los coches aparcados; por lo menos un par de ellos habían porque poco después se enzarzaban en una pelea de mordiscos y zarpazos a cual peor.

Noche de gatos
Foto de Santi P. A. (Reunión oscura)

 

17. Nubes de rosa

Nubes de rosa,
las nubes elásticas,
aquí abajo no nos llueven,
sus colores y su presencia
limpiamente encendidos se pasean
y sin piedad se posan.
Las nubes aplastantes,
ahora impacientes y grises,
nos sentamos a comprender
la fuerza trabajosa que persiguen,
sus colores mudan de casa.

Nubes de rosa
Foto de José Carlos Castro (Rosa y Azul)

4. Pasa la primavera

Vacío no, probablemente,
retortijón, sorpresa,
desolación, angustia,
necesidad, pereza,
tal vez monotonía,
un obstáculo absurdo,
abandonar la lucha,
pasa la primavera…
¿Cómo puedo tan a menudo
perder la tapa del bolígrafo
en este sitio tan pequeño?…
Entonces vuelvo a lo que no es hirviendo,
aunque no sé si el agua dejará
alguna mano quemada en mi piel…