19. Sin miedo

Sin miedo, pero cautelosamente
gira la rueda, el camino con ella,
éste es mi tiempo, la luna princesa,
se considera al ser humano,
el sol irrepetible,
éstos los pasos, la cálida tierra
y tan pocas manos abiertas,
el silencio piadoso.

Algunos olvidamos el billete
en el cajón de la mesilla
entre papeles escritos a mano,
otros deambulamos sin ser vistos
donde no había ni soldados
ni expertos en vigilancia nocturna,
sólo que al cruzar la barrera,
todos nos reuniremos al calor de las llamas
o al temblor de las olas
o al susurrar del viento,
todos hambrientos y esqueléticos
de algún que otro alimento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s