14. El pájaro

El pájaro desmembrado y afónico,
rodea con sus alas
la masa hirviente de deseo,
es un lugar extraño, no hay nidos,
al acercarse huele a purgatorio
y tan solo se encuentra un pájaro
histérico, dormido,
cerrado en sí mismo y escaso.
El verso más allá de las palabras,
la muerte inútil tras un palo blanco,
frases y frases verdaderas
escritas a humo de tabaco,
la paz de la exactitud cenicienta
nubla una silueta con otra,
se salta la barrera de los renglones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s