14. Sus ojos

En eso se abrían las flores,
sus ojos eran dos campos abiertos,
me aterciopelaban sedosos,
la gata ronronea,
sus ojos eran sendos fondos negros
de oscuridad acogedora,
los labios ensartados,
sus ojos eran como latigazos,
algodón caliente las hebras,
en eso me acariciaban maduros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s