Elefante

Elefante se ha roto la pata, el pobre no puede moverse y necesita cuidados intensivos además de calmantes y cariño, su pedazo de pierna está hinchada, sus ojos lacrimosos; le hemos puesto sobre una manta en el césped del jardín, de noche le tapamos con pura lana virgen. En el fondo de su tristeza se ve que lo de no poder hacer nada por sí mismo le importa un pimiento, pero la selva, eso sí que le duele.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s