Inmortalidad

Erase una vez un pez infinitamente pequeño, nació como los demás peces, en el agua, y aunque su existencia era desconocida por la casi totalidad de habitantes del fondo de la playa, una caracola advirtió unas burbujitas sonrosadas que se acercaban a ella con parsimonia: ¿hay alguien ahí? preguntó indecisa, y el animalejo, de puro contento al ser descubierto por otro ser vivo, quiso decir tantas cosas al mismo tiempo que por poco se ahoga, con lo cual no contestó a la pregunta y continuó inadvertido ante su propia sorpresa y la de la caracola que, una vez más, creyó haber visto visiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s