12. De tanto en tanto

De tanto en tanto en el alféizar
se asomaba una mariposa,
no entraba, no, observaba la ventana
de paredes desnudas
y flores imposibles,
sus alas de colores
alumbraban el corazón
hambriento de la luz del dos de copas,
insensatez al vuelo,
aire en su alma de polvo mineral.
De sonrojadas motas,
era una mariposa feliz ella,
de una ventana blanca enamorada.
(A Pedro Agudo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s