Infierno

Así pues, bajé al infierno, allí donde te queman las pestañas con vapores de desprecio; mientras estuve allí, eramos muchos los que nos despedíamos del amor con odio o hacíamos añicos el espejo de la esperanza y nunca estuve tan prolongada ni mi sombra se notó menos. Pero no era un lugar agradable a pesar de todo y empujé hacia la salida con el presentimiento de que ser feliz es cuestión de abrir la puerta que te lleva hacia arriba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s