Una libélula un escarabajo una luz que se acerca una tortura dos besos

Había una vez un escaparate en una calle ancha y luminosa, lucía hermoso y ceremonioso cuando los transeúntes se acercaban al cristal a contemplarlo. Al otro lado una muchacha mimosamente se encargaba y paciente esperaba el sonido de la campanilla, aunque hacía ya semanas que nadie cruzaba el umbral, ni tan solo para preguntar el precio de alguna de las mercancías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s