10. A la nevera me asomé

A la nevera me asomé por dentro,
el frío mundo blanco
exhaló su aliento en mi cara,
pero no tenía hambre,
tenía ganas de llorar
y qué puerta escoger
para abrir el llanto adecuado.
Los ruidos emborronan la ternura
tan obstinados en sonar
y tal vez un tupido velo
se cruce entre nosotros y mi rabia.
De vuelta, el cielo azul eléctrico
sencillamente era admirable,
desconecté las miradas ajenas
y la propia mirada
de lágrimas bañada,
el sonido minúsculo
de los ojos cargados de conciencia
y el suave despertar
de un arrepentimiento arrepentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s