Espantapájaros

Como hace tanto tiempo que estamos presente-ausentes al tiempo, reclamamos nuestros derechos.
¿Qué podían significar aquellas dos estatuas mirando hacia arriba?.
Bueno, pues cuando parecía que el demonio se había encaprichado endiabladamente de la jovencita, su corazón no latía; era un órgano sin válvulas de condensación sin importancia, porque una simple mota de polvo tenía más sustancia que sus cuernos.
El resultado fue que ambas alucinaron y creyeron estar vivas, tan cerca del momento, tan cerca del monstruo.
Aquellos fueron los espantapájaros, dulces hasta el punto de relamerse los labios de sus propios labios y beber una gota; lucían poderosos en la noche tranquila, constantes y pinos de fragante olor.
Luego un hombre hizo sonar en la trompeta la canción que tan bien conocían: ¿oyes?.

Anuncios

Un comentario en “Espantapájaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s